En plena campaña de la Renta, el Obispo de Ávila ha querido insistir en la contribución que realiza la Iglesia abulense al desarrollo social en nuestra provincia. Por ello, pide que se siga poniendo la X en la declaración del IRPF como “forma de comunión eclesial” para apoyar y sostener esa labor.

Una contribución que se refleja, por ejemplo, en el empleo. Y es que, según ha señalado, sólo en el ámbito educativo, la diócesis genera 800 puestos de trabajo, correspondientes a los profesores de los centros de enseñanza dependientes de la Iglesia. Una cifra muy superior a la de Nissan, la empresa más grande de Ávila.

“No sé si habrá en esta provincia, aparte de la administración pública, otra institución que tenga una contribución al ámbito social y laboral como la que tiene la Iglesia. Y esto hay que decirlo muy claro, y lo percibe la ciudadanía y el contribuyente. Ayudar a la Iglesia en sus necesidades, que es el quinto mandamiento de la Iglesia, estoy seguro de que los abulenses lo perciben con gusto, porque es ayudarse a ellos mismos, ayudar al progreso y a la situación socioeconómica de esta provincia”, señalaba D. José María.

Por eso, afirma que “no se trata solo de predicar. La Iglesia de Ávila está dando trigo, y lo hace en forma de empleo”. Recordaba la cifra ya comentada en otras ocasiones: el 7 % de los contratos indefinidos de la provincia son generados por la propia diócesis.

PLEBISCITOS DE LA IGLESIA

La campaña de la Renta es, a su juicio, uno de los dos “plebiscitos” a los que se enfrenta cada año la Iglesia, junto a la matrícula de la clase de Religión que deben hacer cada año los padres como “manifestación expresa” de que sus hijos puedan cursar esta asignatura (“En Ávila debemos felicitarnos, ya que más del 70 % del alumnado cursa Religión, lo que nos anima a seguir trabajando por esta presencia en el ámbito educativo, que es un derecho constitucional”, apuntaba el Obispo).

También recalcaba cómo la Iglesia no debe quedarse sólo en los templos, en la “dimensión religiosa profunda, que es principal. Es también labor educativa, por ejemplo, que genera en España 123.000 puestos de trabajo. Y no se trata de ponernos medallas. Pero debemos recordar que llevamos más de 2000 años trabajando desde la aldea más perdida hasta las grandes ciudades; desde los monasterios de clausura hasta la presencia en las cárceles. La Iglesia tiene un despliegue en este país y unas dimensiones importantes. No es un actor social mudo: la Iglesia hace mucho por esta sociedad abulense. Por eso, tendemos la mano a que nos sigan ayudando, a que cada vez haya más contribuyentes a favor de la Iglesia”.

DATOS ECONÓMICOS

La diócesis de Ávila recibe por parte de la asignación tributaria más de un millón 800 mil euros, a través del reparto del fondo común interdiocesano. Una cantidad de la que la mitad se destina a la conservación del patrimonio. Y es que, además  de las ayudas de las administraciones públicas para su conservación, reparación o rehabilitación, la Diócesis hace frente a una cantidad muy superior a la suma de esas ayudas con sus propios medios. Sin ir más lejos, en el último ejercicio se recibieron 91.340 € en ayudas públicas para el patrimonio, lo que supone tan sólo el 9,24% del total gastado por la Diócesis (987.988 €). Un patrimonio que no sólo disfrutan los fieles, sino que incide significativamente en ámbitos como el turismo, la hostelería, y contribuye a incrementar el PIB.

Mons. Gil Tamayo ha agradecido la generosidad de los abulenses a la hora de poner la X de la Iglesia en la declaración. No en vano, hay un 46,53 % de declaraciones a favor de la Iglesia, lo que sitúa a Ávila más de 11 puntos por encima de la media nacional.

El importe recaudado en la provincia a favor de la Iglesia fue de 643.178 euros, unos 10.000 más con respecto al ejercicio anterior, tal y como señalaba el Ecónomo diocesano. D. Alejandro Jiménez también ha destacado cómo la aportación de la Iglesia de Ávila supone un ahorro al Estado de más de 9 millones de euros en educación: “esta cantidad es la resultante de multiplicar el número actual de alumnos (5.638) por el ahorro por plaza en enseñanza concertada, que es de 1.650 €, según cálculos de la Conferencia Episcopal (costo de plaza pública de 3.500 € menos costo de plaza concertada de 1.850 €)

Recordaba también el Ecónomo que hace cinco meses se firmaba un convenio con la Junta de Castilla y León (Programa REHABITARE), con una duración de cuatro años, en el cual esta Diócesis pone a disposición de la Junta muchas casas parroquiales, para su rehabilitación y puesta a disposición como alquileres sociales. Este año se prevé acometer actuaciones en cuatro de ellas.

(Foto: AvilaRed)