INICIO

config

"Robusteced la familia. Cuidad la familia. Ella es el colchón de la cohesión social". Son las palabras de nuestro Obispo D. José María en el transcurso de la Eucaristía que ha celebrado esta mañana en la parroquia de Santo Tomás, en la que ha bendecido a varios matrimonios que cumplían este año sus bodas de plara y oro. Todo ello en el marco de la fiesta de la Sagrada Familia.

En su homilía, Mons. Gil Tamayo ha insistido en el valor de la familia como cuna de los "valores domésticos", que después tienen su reflejo en la sociedad. "Esos valores, que aprendemos de la madre, del padre, de los abuelos, son los que nos conforman como personas". Una familia que define como "refugio" y "verdadero hogar", que proporciona un "bálsamo para todas nuestras preocupaciones".

Entre medias de la homilía, se escuchaba el lloro de un niño. Ante esta situación, el Obispo ha tranquilizado a la madre, deseando que "ojalá hubiera más niños que interrumpieran las Misas. Porque en esta tierra nuestra tenemos un verdadero problema, que es el envejecimiento y la despoblación. Así que aprovecho también para bendecir en este momento a todos los niños. Son una verdadera bendición".

A este respecto, Mons. Gil Tamayo ha lamentado que exista hoy en día una "falta de amor por la vida. Los jóvenes no encuentran quizá el apoyo suficiente para abrirse a la vida. Necesitamos más implicación de todos, también de las adminsitraciones y empresas, para conseguir unos salarios más dignos, una verdadera conciliación de la vida laboral y familiar, y que así los jóvenes se vean verdaderamente apoyados. Pero también que tengamos todos más músculo religioso para confiar en Dios, porque nos falta esperanza, fe en la Providencia, de que una apertura a la vida puede darse sin tener todos los medios y todas las comodidades. Confianza".

"Se nos pone ante nosotros todo un muestrario de modelos de familias. Y se habla de familia tradicional. ¿Tradicional? El matrimonio cristiano no es una pieza de museo. Está hecho a semejanza de la familia de Nazartez, basado en la fidelidad y comprensión, en el compromiso duradero y el amor por la vida con mayúsculas". 

Asimismo, ha hablado de las dificultades con las que las familias se encuentran a lo largo de toda su vida. Unas crisis "que han sufrido todos, también nuestros padres, pero que hay que saber superar con amor y serenidad, con tiempo. Porque saldremos fortalecidos. No puede ser que en esta sociedad sea más fácil divorciarse que cambiar de compañía de teléfono. Se dan demasiadas facilidades para la ruptura. Se huye en exceso del compromiso. Por eso, en Ávila en el primer semestre de 2018 más del 60 % de los matrimonios eran civiles. Ante esto, los cristianos no podemos resignarnos. Algo falla, y algo tendremos que hacer. Aquí está la verdadera pastoral familiar: cuidar a la familia, el núcleo familiar, ayudar en las dificultades y ser soporte de esos momentos de zozobra".

Una Eucaristía que ha contado, como hemos señalado, con la bendición de varios esposos que cumplían 25, 50 y 60 años de casados, respectivamente, y que han renovado sus promesas matrimoniales.

GALERÍA DE IMÁGENES DE LA CELEBRACIÓN

DESTACADOS

REDES SOCIALES

   

ENLACES RÁPIDOS

 

 

AGENDA

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

NUESTRA IGLESIA

DONO A MI IGLESIA

HOJA DIOCESANA

BOLETIN OFICIAL

POR TANTOS

MULTIMEDIA

  1. VIDEO
  2. AUDIO

IMAGENES

Loading…
  • 0
  • 1
  • 2