INICIO

config

El Obispo de Ávila, Mons. Jesús García Burillo, invita a todas las mujeres embarazadas de la Diócesis a una celebración extraordinaria el próximo lunes 9 de abril, en el marco de la solemnidad de la Anunciación del Señor. En este día, el Pastor abulense presidirá una Eucaristía a las 18 hs en el Santuario Diocesano de Nuestra Señora de Sonsoles, en la que celebraremos la fecundidad de la fe de la Virgen María y la fecundidad del amor de los padres. También se dará gracias a Dios por la vida, y gracias de forma especial a los padres porque ellos se han abierto a la existencia de un nuevo hijo.

En una carta remitida este domingo a todos los fieles, Mons. García Burillo destaca el embarazo como “una época difícil, ciertamente, pero también es un tiempo maravilloso. Pediremos por vosotros para que todo vaya bien”. Asimismo, expresa su deseo de que estas mujeres sientan “cercana la maternidad de la Iglesia que se pone a tu servicio y desea acompañarte, y la maternidad de la Virgen María de Sonsoles que está contigo especialmente en este momento vital”.

El Obispo recuerda también las palabras del Papa Francisco en su exhortación apostólica sobre la familia: “el amor siempre da vida, por eso, el amor conyugal no se agota dentro de la pareja. Los cónyuges, a la vez que os dais entre sí, os dais más allá de vosotros mismos al engendrar un hijo, que es reflejo viviente de vuestro amor, signo permanente de la unidad conyugal y síntesis inseparable del padre y de la madre (AL 165)”.

En su carta, Don Jesús explica cómo el proyecto de vida que supone engendrar a un hijo es continuar con el sueño y el amor de Dios. “Durante este tiempo, la madre acompaña el proyecto de Dios para que se produzca el milagro de una nueva vida”. “La mujer embarazada, mientras se somete a los cuidados médicos, participa de ese proyecto de Dios soñando a su hijo. Toda mamá y todo papá sueñan a su hijo durante nueve meses. No es posible una familia sin soñar. Cuando en una familia se pierde la capacidad de soñar los chicos no crecen, el amor no crece, la vida se debilita y se apaga. Dentro de ese sueño, para un matrimonio cristiano, aparece necesariamente el bautismo, que los padres vais preparando con vuestra oración, entregando vuestro hijo a Jesús ya antes de su nacimiento (AL 169)”.
 

DESTACADOS

REDES SOCIALES

   

ENLACES RÁPIDOS

 

 

NOTICIAS ORDENACION

NUESTRA IGLESIA

AGENDA

DONO A MI IGLESIA

HOJA DIOCESANA

BOLETIN OFICIAL

POR TANTOS

MULTIMEDIA

  1. VIDEO
  2. AUDIO

IMAGENES

Loading…
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4